viernes, 20 de junio de 2014

Viejo Lobo de Mar

El escultismo es una manera de hacer las cosas. Puedes conocerlo, adoptarlo, aplicarlo y vivir siendo parte de algún movimiento y asociación que lo practique (cualquiera que sea). Con el paso del tiempo te volverás una persona mas madura y sabia de la vida y por ende, del escultismo...

... en teoría.

Es muy común ver a los viejos lobos de mar del escultismo, de la provincia o grupo que sea, vendiendose como los poseedores del santo grial del conocimiento. Estas personas hace MUCHOS AÑOS, dejaron de hacer escultismo en sus vidas (y menos en algún grupo scout). Solamente se dedican a pavonearse de sus grandes hazañas, que por cierto, no tiene nada de malo (digo, su trabajo le ha de haber costado). Lo que si tiene de malo es que estas personas, se sienten con la autoridad que el tiempo y experiencia les confiere, a entorpecer el ciclo de la enseñanza del escultismo a los jóvenes.


¿No te suena familiar eso? Debe ser por que no te has topado con el Viejo Rover, que subió todas las montañas y saludó al Papa de mano, que llega con el muchacho Rover a menospreciarlo y decirle que el Kilimanjaro le queda corto para aspirar a ser alguien de provecho en la vida. Una especie, desafortunadamente, que no esta en peligro de extinción.


Sentirse orgullos de lo que hizo uno siendo joven en el escultismo es lago muy bueno... recordar, ver fotos, albumes, encontrarse con tu patrulla muchos años después, ir a campamentos, aniversarios... es parte de la parafernalia que se vive dentro de los Scouts, a casi cualquier nivel. Sentirse orgulloso de humillar, sobajar y menospreciar a los muchachos y adultos que actualmente están haciendo su lucha en el escultismo es lo mas bajo que puede hacer uno como persona y va en contra de todos los principios y valores enseñados en los Scouts.

Se lo dedico a un "amigo" que se tomó la molestia de hacerme saber que las cosas ya no son como antes... a lo que le respondí "afortunadamente".


saludos!!  =)